Sachamama

Sachamama

La selva amazónica ha sido desde siempre fuente inagotable de aterradores mitos y leyendas. Los primeros europeos, al chocar con este mundo tan basto que superaba todas sus capacidades de comprensión, solo pudieron asumir que estaban adentrándose en un universo lleno de peligros, cosa que en muchos casos no estaba del todo alejado de la realidad.

Entre los muchos mitos que alimentaron las creencias españolas sobre este nuevo universo se encuentran las propias de los pueblos aborígenes que poblaban desde mucho antes los remotos parajes, se encuentra el de una criaturas que en todas las culturas posee un puesto especial en cuanto a “terror” refiere. Nos referimos a las serpientes, que en el caso de América del Sur se presentan en el tamaño que usted desee.

Sachamama es la leyenda peruana que ha surgido sobre uno de estos reptiles de gran tamaño que vive en la profundidad de la selva impenetrable y según se cree es la representación en la Tierra del dios de los ríos de la selva. Según se cree, en la parte más profunda de la selva peruana existe un ser milenario que ha crecido tanto con el pasar de los años que ya ni puede moverse, por lo que optó por abrir en el suelo una cuenca para enterrar su cuerpo y dejar en la superficie solo su gran cabeza.

Esta serpiente posee la particularidad de manipular psíquicamente a cualquier ser viviente, por lo que atrae a su potencial víctima hacia sí para, una vez estando cerca, atacar con la velocidad de una serpiente común. Según se cree, una vez la bestia ha satisfecho su apetito entra en un profundo sueño que puede llegar a durar varios años, lo que la convierte en un ser relativamente no tan peligroso pues solo devora cuando es necesario.

Deja un comentario