¿Por qué los zombis son verdes?

cuentos cortos zombisUna joven madre se encuentra muy atareada en la cocina, probando nuevas recetas de pastelillos antes de llevarlas a su pastelería. En dos ocasiones su hija de unos cuatro años, aparece por ahí sacando platica, pero es inmediatamente despachada a su habitación, por la mujer, pues interrumpe su concentración.

En la tercera oportunidad, la niña aparece tímidamente escondiéndose tras los muros y los muebles, pero no lo suficientemente bien para que su madre no la note.

—Alma, ¡ven acá! —le grita desde la distancia.

—No mamá —respondía la niña, aun metida detrás del sofá.

—¡Que vengas he dicho! —insistió la madre un poco más enérgica.

—No quiero —respondía la niña sin mostrar su rostro.

—Deja ya los caprichos y ven a cocinar conmigo —dijo la mujer, recordando lo severa que fue con ella cuando intentó acercarse en dos ocasiones anteriores.

—Ven, haremos tus pastelillos favoritos y tú puedes adornarlos si quieres.

—No quiero cocinar, solo quiero preguntarte algo.

—Está bien, ven y pregunta lo que quieras.

—Me da miedo…

—Todo estará bien lo prometo —estas últimas palabras, convencieron a Alma para acercarse a la cocina, y pararse frente a su madre a una distancia considerable.

Sin alzar mucho la vista, mirando más bien al suelo preguntó:

—¿Por qué los zombis son verdes?

—¿Haz estado viendo de nuevo esas películas tan feas que te dije que no vieras?

—¡Claro que no mamá!

—Entonces, ¿Por qué preguntas eso?

—Así se ve el que está a tu espalda —la mujer voltea su cabeza, pero ya es tarde, una certera mordida dada en su cuello, solo le permite ver por última vez como su hija se va corriendo.

Deja un comentario