Leyenda de los Niños Verdes de Woolpit

leyendas niños verdes

El caso de Los Niños Verdes, es uno de los más grandes misterios de Europa. En algún momento durante el siglo XII, Gervasio de Tilbury escribió un extraño relato sobre lo que sucedió en el pueblo de Woolpit, en Suffolk.

Un día cálido y soleado, durante la época de la cosecha, mientras los segadores trabajaban en los campos, dos niños salieron de unos pozos que se usaban para cazar los lobos. Estaban desorientados, vestían ropas extrañas, su piel era color verde olivo, sin embargo, el resto de sus rasgos eran muy humanos.

Los aldeanos trataron de comunicarse con los niños sin éxito debido a que los pequeños hablaban una lengua que era completamente desconocida. Más tarde, los llevaron ante Sir Richard de Calne, en Wikes. Durante varios días los niños rechazaron toda la comida hasta que les ofrecieron guisantes crudos los cuales devoraron rápidamente.

Por desgracia, el niño se fue debilitando y murió. La niña tuvo más suerte, con el tiempo, el color verde desapareció y se convirtió en una mujer adulta “normal”. Más tarde se casó con un caballero de la cercana localidad de King’s Lynn.

Al paso del tiempo aprendió el idioma Inglés, y fue capaz de comunicarse bien. Describió su mundo como un país cavernoso y subterráneo de enormes dimensiones, donde no había sol, sólo un crepúsculo permanente, aunque dijo que se podía ver otra tierra mucho más luminosa, al otro lado de un “río importante”. Dijo también que todos los habitantes eran verdes.

Según su versión, el día que aparecieron en Woolpit, ella y su hermano seguían los rebaños de su padre y se adentraron en una caverna. Fueron atraídos por el sonido de campanas y al seguirlo por buen rato salieron a la brillante luz del sol de la aldea británica. Tan drásticos cambios los aturdieron y acabaron siendo atrapados.

Debido al color de su piel se les relacionó con extraterrestres o un mundo secreto que se esconde en las entrañas de la Tierra. Se manejo la teoría de que fueran flamencos dedicados a diferentes oficios textiles, o que sufrieran de un tipo de anemia provocado por una dieta deficiente llamada clorosis, por el tono verdoso que adquiere la piel de los que la padecen.

Tal vez la más sencilla, es que jamás existieron, sino que todo es simplemente una leyenda.

Pero lo más inquietante de esto es que el hecho de provenir de un mundo subterráneo o simplemente recordar haber caminado a lo largo de un largo túnel, podría estar relacionado con los antiguos conceptos de muerte y vida después de la muerte. Se dice también que los guisantes son considerados tradicionalmente la comida de los muertos. El mismo color verde es un color que es a menudo asociado con lo sobrenatural, ya sea con extraterrestres, gnomos o duendecillos.


Deja un comentario