El misterio de las rocas movedizas del desierto

El misterio de las rocas movedizas del desiertoEl valle de la muerte en el desierto californiano de Mojave no es solo uno de los lugares más inhóspitos de nuestro planeta con temperaturas que superan fácilmente los 50 grados. En este parque natural ocurre un fenómeno que lleva décadas intrigando a los científicos de todo el mundo. Se trata de las rocas viajeras o reptantes que se mueven dejando en la tierra unos surcos de varios centímetros de profundidad y de decenas de metros de longitud. Nadie puede explicar cómo se mueve estas piedras gigantes, algunas de las cuales pueden llegar a pesar más de 300 kilogramos.

Pese a que los investigadores llevan tiempo estudiando este fenómeno nunca nadie ha visto moverse a las rocas. Las piedras viajan solas o en parejas dejando surcos en el suelo que a veces se entrecruzan. Esto ha dado lugar a numerosas teorías o leyendas populares como campos de energía o al magnetismo de la tierra incluso a la intervención de extraterrestres. En los años 40 dos geólogos estadounidenses afirmaron que el movimiento se debe a tormentas de arena que se producen en la zona.

Esta teoría nunca puso ser corroborada científicamente. A pesar de numerosas teorías científicas y pruebas para demostrar que el movimiento se debe a una combinación de fenómenos geológicos y meteorológicos, nadie ha filmado ni ha visto a las piedras moverse. Incluso la NASA que hizo una serie de pruebas en 2011, pudo registrar el movimiento de las rocas. Alegaron que estos movimientos deben realizarse en condiciones de frío, lluvia y viento por lo que no pueden ser captados. Pero ¿Quién mueve las rocas de casi 3 toneladas por kilómetros? ¿Cómo se produce exactamente este fenómeno? ¿Por qué no se producen los mismos movimientos en otras regiones donde se dan las mismas condiciones climáticas y geológicas? Mientras los científicos siguen buscando una respuesta a estas preguntas las personas continúan viajando fascinadas a ver este fenómeno de las rocas viajeras.

Deja un comentario