Archivo de la categoría: Cuentos cortos

Cuentos cortos

Cuentos cortos el jugador que le gano al diablo

Era ya tarde, pero Gonzalo, sentía la ansiedad del juego, de ese que solo al sentir estar participando en algo y poder ganar algo a la casa, te mantiene vivo, bueno eso es lo que sienten los enfermos de ludopatia.

el jugador que le gano al diablo

No le importaba regresar caminando por horas a su casa, o a lo que llamaba casa, ya que estaban por quitarse la por parte de los acreedores, ya la familia tenia años de haberlo abandonado, su enfermedad había acabado con todos y le aguantaron muchas, hasta que terminaron por aceptar, que el no quería cambiar.

Cada tramo que circulaba, por las madrugadas, al caminar a su casa, le pedía al demonio que le ayudara a tener su golpe de suerte, el quería sentir lo que era ganar, lo que se sentía con la adrenalina, de poder ganar dinero sin hacer nada.

Estaba en sus pensamientos, y caminando cuando de pronto se le atravesó un tipo, y le pidió que parara, antes de que algo dijera, Gonzalo, le dijo, – Amigo te equivocaste de victima, no tengo ni para el camión -, así que te ahorro la búsqueda de algo que tenga valor en mi persona.

Al levantar la vista, sus ojos no podían dar crédito a lo que estaba viendo, un tipo con traje, muy bien parecido, pero con pesuñas en donde debería de existir pies, le dijo: – Gonzalo, al fin te escuche, quería saber hasta donde eras capaz de llegar, por seguir jugando, y veo que eres de hueso colorado, así que aceptare tus peticiones, en lo que te queda de vida, siempre ganaras, en todo lo que apuestes.

Solo te pido que seas prudente, ya que al ver que todo lo ganas, llamaras la atención, y tendría que llevar tu alma antes de tiempo, así que si todo lo haces bien nos veremos en este mismo lugar, para cerrar la parte de tu trato.

Gonzalo aun sorprendido, por lo que acababa de ver, sintió que algo malo había hecho, pero ya todo estaba hecho, no había manera de echarse para atrás, en eso levanto las manos y se paro un taxi, Gonzalo, le dijo que lo disculpara, que no lo había visto, que no tenia dinero, pero el taxista, le dijo, vecino, si vivo en la misma cuadra que usted, súbase que lo llevo.

Desde ese momento, vio que la suerte le empezó a cambiar, al otro día al levantarse, vio una morralla de dinero que había en su casa, de la cual no se acordaba, porque aun estaba ahí, así que se fue a la primer tienda de conveniencia que encontró, y compro un boleto de lotería del que se tiene que rascar para ver el premio, y ese fue su primer juego ganado, 25 mil pesos al instante se gano.

Así pasaron años, y de aquel Gonzalo que estaba al borde de ser un mendigo, ahora era un prospero señor de negocios, de juegos, que había puesto su propio casino, por todas las ganancias que había obtenido, ahora sus salidas, eran a Mónaco, Las Vegas y Macao.

Pero la angustia, de sentir que el paso del tiempo llegaba a su final, nunca recordó haber firmado con el demonio, algún tipo de contrato, y el día llego, de repente de estar en su casa, apareció en el lugar, en donde había hecho trato con el diablo y este se le apareció.

Amigo chamuco, creo que aun me quedan algunas horas, no crees, el diablo le respondió que para que hacer mas cansado el viaje a su destino final, si lo inevitable no se podría cambiar, Gonzalo le contesto, – claro que todo se puede cambiar – lo envolvió en su lengua vipida, de esa que le había servido para convencer a tanta gente y a la cual le quitaba todo su dinero para jugar.

Diablo le dijo ni creas que a mi me puedes hacer una mala jugada, acuérdate que el diablo sabe mas por viejo que por diablo, claro mi estimado chamuco, solo te recuerdo que cuando hicimos el pacto, nunca firme nada, el diablo se puso furioso, y se acordó que lo que decía Gonzalo era cierto, entonces que podría hacer para llevarlo a su reino, si ya había gozado todo lo que le había prometido.

Gonzalo le dijo al demonio: seguro te preguntaras como poder hacer valer el trato de palabra, a un jugador que su palabra no vale nada, pero lo dejaremos a la suerte, entonces tiro esta moneda y tu escoges, si ganas, ahorita mismo, con la sangre de mis venas te firmo el contrato, si gano, me quitas todo y me dejas vivir lo que me queda de vida.

El diablo acepto, saco una monedo de dos caras, y la aventó, y escogió “cara”, al caer y ser sello, no podía dar el demonio crédito a lo que había pasado, como podría hacer eso, si los poderes los tenia el.

Gonzalo le dijo, te recuerdo que el trato se hizo a las 12 AM y apenas van a ser las 11:30 PM, asi que tus tretas, no funcionaron, y el poder que me diste de ganar de todas todas, me funciono contigo.

Así que mi estimado chamuco, te dejo todas las cosas, que gane, el dinero nunca me ha importado, solo me importa el sentir que gano y contigo gane.

Un paseo por el bosque

Un paseo por el bosqueEn esta nueva oportunidad, y para todos aquellos amantes de los cuentos cortos de terror, te presentaremos una macabra y estremecedora historia sucedida allá por el año 1978 en una zona boscosa de América Central. El relato de una vivencia de cuatro amigos que durante un fin de semana decidieron embarcarse en una expedición a través de este paisaje natural poseedor de una gran tranquilidad y paz.

Los preparativos se estuvieron realizando durante toda la semana previa a este pequeño viaje de dos días a realizarse el fin de semana, de esta manera los cuatro amigos llegaron a un acuerdo para adquirir víveres y todos los elementos necesarios para pasar dos tranquilos días inmersos en la naturaleza.

El día llego y los amigos emprendieron su viaje, primero en bus hasta las afueras de la ciudad, continuando a pie a lo largo de esta extensa zona boscosa. Este viaje en primera instancia prometía tratarse de una experiencia divertida y emocionante.

La noche estaba a punto de caer el primer día de expedición, ante lo cual se decidió establecer una tienda en una zona cubierta de árboles coposos que sin dudas dificultarían la presencia de la luz de la luna, aunque esto pareció no importar demasiado. La tienda era bastante extensa, permitiendo a los 4 amigos descansar de una forma realmente cómoda.

Al día siguiente, y sin esperarlo, los problemas comenzarían. Entrada la luz del día, uno de los cuatro jóvenes despertó para darse con la extraña noticia de que sus otros tres amigos no se encontraban dentro de la tienda. Esto en primera instancia no sorprendió tanto al joven, de manera tal que luego de incorporarse salió en busca de agua.

Al salir de la tienda, el joven quedó perplejo ante una escena que nunca más olvidará sin dudas, sus tres amigos yacían en el suelo a unos pocos metros de la tienda, es decir, sólo sus cabezas. Los cuerpos nunca pudieron ser encontrados a pesar de los incesantes intentos de la policía y grupos de investigación. El joven nunca pudo superar esta macabra experiencia, por lo cual pasados los años decidió quitarse la vida, el trauma lo había superado.

Cuentos cortos el mejor amigo de monica

Una pareja de esposos, que por mucho tiempo estuvo buscando tener un hijo, y que al pensar que nunca lograrían tenerlo, al llegar a la edad madura, la vida les sonrió con una pequeña niña a la cual nombraron Monica.

monica con su amigo

Una niña que desde que supieron de su existencia, siempre batallaron con su concepción, por fortuna los adelantos médicos de ahora, lograron salvar de una muerte segura, y así dando batalla desde la barriga, esta niña se logro.

Al nacer, todo cambio, nunca se enfermaba, siempre bien atenta y desde chiquita, algo notaron sus padres, que los alerto, mantenía la mirada fija en un punto de su habitación, y así se quedaba por horas, viendo a la nada.

La llevaron para empezar a hacer pruebas de autismo, sin embargo todas ellas salían negativas, la niña estaba en perfecto estado, y de pronto esas miradas fijas que tanto alertaron a sus padres, desaparecieron,

No fue si no al año y medio, cuando de nuevo volvieron a manifestarse, pero ahora era diferente, algo le llamaba mucho la atención, algo que ella veía y los padres no, era algo que hacia que cambiara de punto fijo y que la hacia sonreír, que la mantenía alerta y a veces hasta en su poco lenguaje, balbucear.

Así pasaron los años, y cuando al fin la niña tuvo 5 años de edad, se empezó a recluir en su habitación, los padres, escuchaban como platicaba con alguien y en algunos casos, creyeron escuchar que alguien le contestaba.

Cuando al fin se animaron a cuestionarla, ella solo les dijo que era su amigo, desde que tenia memoria, y que la cuidaba cuando dormía, y cuando estaba despierta, que tenia alas, como la paloma que aparecía en su habitación, y que emitía una luz blanca, algo que nos dio una paz y serenidad, al saber que la hija podría ver a su ángel de la guarda.

Cuentos urbanos la niña del panteon

Muchos son los cuentos de leyendas urbanas que se escuchan al rededor de los panteones, en esta ocasión les platicare el cuento urbano de la niña del panteón.

la niña del panteon

Cuentan que esta niña había nacido, con el alma del diablo, que maldades hacia por doquier, mataba gatos y perros, y nada ni nadie le ponía un alto.

Los padres, gente pudiente, que pensaba que por tener dinero, la niña se le permitía hacer lo que quisiera, nunca le dieron atención, hasta que lo peor sucedió.

La niña de la cocinera que vivía al lado de la mansión, en una ocasión tuvo la mala suerte de parar a su lado, algo que la madre evitaba a toda costa, sabiendo de las maldades de la niña de la casa, de las que hasta ella había sido victima, sufría, por pensar que alguno día, esta niña de alma sin corazón, se la encontrara y le terminara haciendo algo.

Y sucedió, un día ya tarde, los jefes de la cocinera, le pidieron ya tarde que les hiciera una comida, para lo cual dejo a su niña, en el pequeño cuarto, a lo que la niña maldita, se dio cuenta, fue y la saco, con unos años mas chica, se la llevo de las manos, y al pozo de agua la aventó.

Al regresar la cocinera, y no ver a su hija lo peor pensó, y al buscarla por la finca, en el pozo, viendo hacia abajo, a la niña maldita encontró, riendo como loca, al ver que la hija de la cocinera, trataba de no morirse, pero ya nada pudo hacer cuando la madre llego,

Solo la niña de la casa le dijo, te nombro muchas veces, mientras se ahogaba, y se me olvido ir a avisarte, a lo que la cocinera que aun traía un cuchillo en la mano, a la niña maldita le enterró, en el cuello para que en su propia sangre se ahogara y sintiera lo que su niña sintió.

Los padres no presentaron cargos, y solo despidieron a la mujer, de la niña solo se sabe que la enterraron cerca de la mansión en un panteón lujoso, del cual dicen que se sale de su tumba, buscando a quien asustar, y con ello seguir con el mito de la niña del panteón.

Los manuscritos de Voynich

Los manuscritos de Voynich
Los manuscritos de Voynich es un gran libro ilustrado y misterioso con una caligrafía incomprensible, dibujos extraños, figuras humanas misteriosas y un lenguaje incomprensible, aparentemente escrito hace 500 años. Los manuscritos de Voynich es hoy el libro más valioso del mundo. Este libro fue hallado por Wilfred Voynich un bibliófilo italiano nacionalizado estadounidense quien compró el libro muy barato pensando que era un libro de los jesuitas. Lo hizo público para que alguien le ayude a descifrar su contenido. Este desafío ha convocado a expertos de todo el mundo que sin éxito no pudieron traducirlo hasta el día de hoy.

El libro ha sido considerado santo grial en la criptografía histórica, o sea un tesoro de la humanidad. Se dice que la distribución de letras es muy parecida a la del idioma árabe. Los dibujos son extraños: hay girasoles, mujeres que se bañan desnudas, símbolos astronómicos y figuras parecidas a las de los arrozales o pastizales de supuesto origen extraterrestre. Algunos expertos han concluido que el antiquísimo libro es un engaño o un fraude debido a que su traducción es imposible. Creen que los textos y dibujos no tienen sentido alguno. Otros aseguran, que aún sin haberlo descifrado, el libro es un tratado de botánica.

Los manuscritos de Voynich están guardados en la biblioteca de la Universidad de Yale en Estados Unidos Todavía hoy muchos expertos en lingüística o criptógrafos, buscan la manera de traducir al menos una letra. En los siglos que lleva desde que salió a la luz, ha desconcertado a lingüistas y criptógrafos. Muchos creen que los manuscritos de Voynich están escritos en una lengua asiática extinguida, otros creen que han pertenecido a una tribu sumeria, a los cátaros o incluso a los aztecas.

Un poco de turbulencia

Un poco de turbulencia

De acuerdo con la información recopilada por los aeropuertos del mundo, se estima que sólo se presenta un accidente en más de 1500 millones de vuelos que hay en un año. Sin embargo, el temor a volar viene de la gran parafernalia que utilizan los medios de comunicación para referirse a una catástrofe de este tipo.

Quise traer estas estadísticas a colación, ya que un amigo mío de nombre Horacio me contó uno de esos relatos cortos de terror que hacen época.

Por cuestiones de trabajo, Guillermina viajaba a muchas partes del mundo de manera gratuita. Además de eso, la línea le otorgaba puntos extra para que pudiera usarlos durante sus vacaciones.

En uno de esos periodos de asueto decidió que para descansar lo mejor sería viajar a Nueva Zelanda, ya que había leído que era uno de los países más tranquilos y seguros del orbe.

Reservo sus boletos a través de Internet y pidió específicamente que le fuera asignada una ventanilla, pues le encantaba asomarse a ver las distintas formas que tienen las nubes.

El viaje iba de lo más tranquilo hasta que el avión empezó a moverse erráticamente. No pasaron ni cinco minutos, cuando el capitán de la aeronave dio un aviso utilizando los altoparlantes:

– Señores pasajeros, no se alarmen, estamos pasando por un poco de turbulencia. En breve todo regresará a la calma.

Sin embargo, a Guillermina la invadió un sentimiento de aprehensión que nunca antes había sentido. Abrochó su cinturón y grito en voz alta:

– No quiero morir todavía. Tengo muchas cosas que deseo llevar a cabo.

Abrió los ojos y notó que tanto la tripulación como los pasajeros estaban inmóviles. Recargada en la puerta que conducía a la cabina del piloto, se encontraba recargada una avispa gigante.

Poco a poco el insecto se fue acercando a cada uno de los pasajeros y les fue comiendo el cerebro. Luego, cuando el monstruo llegó hasta donde estaba Guillermina esta gritó de nuevo, lo que hizo que se despertara de su pesadilla.

¿Por qué los zombis son verdes?

cuentos cortos zombisUna joven madre se encuentra muy atareada en la cocina, probando nuevas recetas de pastelillos antes de llevarlas a su pastelería. En dos ocasiones su hija de unos cuatro años, aparece por ahí sacando platica, pero es inmediatamente despachada a su habitación, por la mujer, pues interrumpe su concentración.

En la tercera oportunidad, la niña aparece tímidamente escondiéndose tras los muros y los muebles, pero no lo suficientemente bien para que su madre no la note. Sigue leyendo

Escalofríos

escalofrios cuentos cortosPara mí siempre fue común sentir escalofríos, los tenía a todas horas y en todo lugar, era solo en evento fugaz, dos o tres segundos y se marchaban. Jamás hubiera imaginado todo lo que había detrás de eso que imaginaba tan simple.

Todo cambió cuando me encontré con ese viejo en el parque, estábamos sentados los dos en la misma banca sin hablar el uno con el otro, cuando sentí uno de esos acostumbrados escalofríos, en ese momento nos miramos extrañados, porque también él lo había experimentado, y no se trataba de alguna ráfaga de viento frio, o alguna otra causa evidente. Sigue leyendo